24 oct. 2014

Midiendo el paro como los americanos: aún más líderes

post en Nada es Gratis


La tasa de paro que ofrece el INE cada trimestre es la que se calcula siguiendo los criterios fijados por la OIT. Es el  “indicador oficial”  a la hora de realizar comparaciones entre países. Sin embargo, a lo largo de esta recesión, este indicador ha recibido numerosas críticas y han surgido demandas de medidas alternativas del desempleo, más amplias o menos excluyentes.
La tasa de paro no considera, por ejemplo, a los trabajadores desanimados como parados, ni basta con desear trabajar, hay que buscar activamente empleo. Tampoco considera el “paro a tiempo parcial” o subempleo, es decir, aquellas personas que sólo trabajan a tiempo parcial aunque deseen hacerlo a tiempo completo.
En EEUU, el Bureau of Labor Statistics ofrece hasta seis indicadores del paro, o más precisamente, de lo que denomina la “infra-utilización” del trabajo. El objetivo de esta entrada es calcular estos indicadores con datos españoles, y en la medida de lo posible para otros países europeos.

23 oct. 2014

Recuperación desigual

post en Nada es Gratis

Este último trimestre, la EPA trajo de nuevo buenas noticias en términos de paro y empleo. Sin embargo, un análisis pormenorizado de los datos muestra que la recuperación del empleo se centra en los parados de corta duración. Para los parados de larga duración todavía no hay señales de recuperación.



3 oct. 2014

“Más cornadas da el hambre”: Toreros y emprendedores en la Gran Recesión


post en Nada es gratis:


Un recesión tan larga ha tenido que influir considerablemente en las decisiones de las personas. Decisiones ocupacionales, decisiones sobre si completar o no unos estudios, decisiones que, en definitiva, hubieran sido otras en época de bonanza. (Véase sino la reducción reciente en el abandono escolar). Y entonces surge una pregunta clave: ¿Tendrá esta reasignación de talentos efectos positivos sobre nuestra productividad en el largo plazo, y por lo tanto en nuestro crecimiento económico?
Creo que este tema dará mucho de sí en los próximos años, y volveré en otras entradas con otros ejemplos y otras evidencias, pero déjenme empezar aquí brevemente con una primera decisión: la de convertirse en emprendedor.